Las tapas de Casa Manuela vuelven para quedarse… en El Figón de La Gran Familia

Hace un tiempo nos despedíamos de nuestro proyecto Casa Manuela, una tapería en el casco urbano de Villafranca. Nos embarcábamos en nuevos proyectos pero siempre tenemos en cuenta a nuestra clientela. Por eso, hemos decidido recuperar nuestra tradición en cuanto a tapas y vamos a habilitar nuestro gran salón de El Figón de La Gran Familia para servir nuestras tapas más solicitadas, pero también aquellas otras que hemos estado trabajando para ofreceros como novedad en esta nueva ubicación.

La tradición y los sabores de nuestra tierra seguirán siendo los protagonistas de nuestra carta de tapas, que te espera desde este mismo fin de semana. Abriremos este nuevo apartado en nuestra oferta culinaria los viernes por las noches, pero también sábados y domingos, todo el día, salvo excepciones que serán debidamente comunicadas.

Como adelanto y para abrir boca, te enseñamos algunas de nuestras tapas. ¿Te lo vas a perder?

Te esperamos este fin de semana en El Figón de La Gran Familia, con aires renovados y la misma ilusión de siempre.

Anuncios

Ya es posible reservar para Primeras Comuniones en nuestras instalaciones de Almendralejo

Hace unas semanas os hablábamos en este mismo blog sobre nuestro mayor apuesta del año: un nuevo complejo de celebraciones en Almendralejo.
Las obras siguen su camino y por fin podemos anunciar que estará listo para la primavera de 2019, por lo que quienes deseen celebrar su Primera Comunión en unas instalaciones a estrenar, podrán ver su sueño cumplido. ¡Ya es posible hacer reservas para esas fechas!
Nuestro complejo en Almendralejo está situado en un lugar de fácil acceso y amplias zonas de aparcamiento. Contaremos con varios salones de diferentes capacidades y por supuesto, no pueden faltar zonas ajardinadas, donde niños y niñas podrán disfrutar en un día tan especial para ellos de juegos y atracciones sin que represente ningún tipo de peligro, ya que además contamos con servicio de cuidado de infancia con personal cualificado.
No pierdas la oportunidad de reservar tu espacio para una fecha que permanecerá para siempre en el recuerdo de tu hija o hijo.
Puedes ponerte en contacto con nosotros de tres formas diferentes:
1. Por mail, escribiéndonos a cateringlagranfamilia@hotmail.es
2. Por teléfono, llamándonos a 649 641 988 o 924 535 012.
3. ¡En persona! Ven a nuestras oficinas situadas en El Figón de La Gran Familia (Avenida del Trabajo, s/n, en Villafranca de los Barros).
Os dejamos como adelanto fotos de la maqueta de nuestras nuevas instalaciones, para que podáis ir haciéndoos una idea de todo en lo que estamos trabajando: salones con capacidad para 900 personas y la posibilidad de realizar dos bodas al mismo tiempo sin que en ningún momento lleguen a cruzarse ni los espacios ni las personas.

Para una comunión, para una boda, para momentos especiales… no lo dudes más y contáctanos.

Maridaje de vinos: ¿qué beber con cada comida?

Maridaje de vinosEs época de vendimia. Lo sabemos porque nuestros campos ya están plagados de uva, nuestro pueblo huele a vino, pasó la fiesta de la vendimia y el ajetreo de remolques cargados de uvas de diferentes tipos nos lo recuerda.

Vivimos en una tierra rica, la Tierra de Barros, cada vez más conocida por sus caldos. Hasta hace poco era un tesoro que apenas salía de nuestras fronteras pero hoy todos hablamos orgullosos de nuestros vinos.

En Catering La Gran Familia celebramos grandes, medianos y pequeños eventos, y en todos ellos existe un denominador común: el vino de nuestra tierra está siempre presente en la mesa. Sin embargo, no todos sabemos apreciar ni conjugar de la mejor forma cada tipo de vino para cada momento o plato, y os aseguramos que la cosa va mucho más allá de “tinto para la carne, blanco para pescado”.

Por eso, hoy queremos hablar de qué maridajes son aquellos que nunca fallarán para potenciar los sabores tanto de aquello que comemos, como de lo que bebemos.

Como norma general, optemos siempre por ir de menos a más. Como cualquier menú que se precie, siempre iremos desde un aperitivo más ligero, pasando por los entrantes y continuando hasta el plato principal. Lo mismo debemos hacer con los vinos: nunca serviremos antes un vino intenso que uno ligero. Una buena opción, por tanto, es acompañar entrantes y primeros platos con blancos y rosados, para continuar con un tinto joven, seguir con uno más maduro, y cerrar con un vino dulce, por ejemplo.

Veamos ahora con qué marida cada tipo de vino, si bien dentro de cada tipo hay infinitas variedades que puedes ir adaptando según tus gustos e interés en el mundo de la enología.

Vinos blancos secos: se llevan bien con las verduras (frescas o cocinadas) y con el pescado (ideales para los pescados blancos y a la plancha son las modalidades de Verdejo, Ribeiro o Txakolí). Bebida sin duda ideal para ensaladas, que también podemos cruzar con los vinos rosados; y ojo, las ensaladas, nunca con vinos blancos dulces. Con la paella y otro tipo de arroces, los vinos blancos ligeros y secos son ideales, aunque no es la única combinación posible: también podemos tomarla con algún tinto ligero. También podemos maridarlo sin problemas con carnes frías como carpaccios, aunque es cierto que este tipo de carne conjuga bien con rosados o tintos ligeros, evitando vinos tintos más potentes que pueden tapar el sabor de la propia carne.

Vinos blancos dulces: podemos maridarlos con quesos (tiernos, grasos y curados), embutidos, dulces y postres en general.

Vinos blancos: maridan perfectamente con quesos tiernos y grasos, pan, pescados y mariscos y carne de aves. Al marisco también le van bien los vinos rosados, por supuesto.

Vinos espumosos: conjugan bien con las verduras frescas, los quesos, el pan y el pescado en general.

Vinos tintos ligeros: podemos maridarlos con verduras cocinadas, pan, mariscos, embutidos y carnes de aves. También maridan bien los tintos ligeros, con toques afrutados, con el queso azul. Y no olvidemos que también conjugan bien con pescados grasos como atún, caballa, salmón o trucha.

Vinos tintos: ideales para maridarlos con verduras cocinadas, quesos curados, carnes de ave, carnes rojas y embutidos. Van bien asímismo con legumbres y guisos, y dependiendo de la intensidad de estos, podemos incluso pasar a un vino más duro como crianzas o reservas.

Vinos tintos más duros: maridan bien con quesos curados, embutidos y carnes rojas.

Vinos dulces: van bien con quesos tiernos y grasos, pan, embutidos y por supuesto, dulces y postres.

Para aperitivos y frutos secos podemos optar por vinos llamados “generosos” como el vino de Jerez, los vinos portugueses como Oporto y Madeira, o el Marsala de Italia.

Existen, además,  una serie de alimentos que son difíciles de conjugar con los vinos, así que lo dejamos “a gusto del consumidor”. Se trata de espárragos, judías verdes, alcachofas, coles de Bruselas y chocolate (aunque este último casi todo el mundo lo marida con vinos tintos no excesivamente afrutados).

De todos modos, estos son solamente consejos, porque ya sabemos que para gustos los colores, y también los sabores.

En Catering La Gran Familia contamos con una amplia carta de vinos de nuestra tierra, pero también de otros vinos de nuestra comarca, con los que maridar los platos de nuestra carta. Ven a probarlos y ¡dinos cuál te gusta más para cada plato!

Inma Castro, administrativa en Catering La Gran Familia: “me emociono en cada boda que organizamos”

Inmaculada Castro es una de las primeras caras que alguien se encuentra cuando se dirige a Catering La Gran Familia para organizar algún evento. Diplomada eCiencias Empresariales y Licenciada en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Extremadura, esta joven natural de Villafranca de los Barros lleva trabajando en nuestra “gran familia” desde enero de 2015, estando al cargo de las tareas de administración de la empresa así como de otras muchas otras que hoy nos cuenta.

Inma Castro

Pregunta – Inma, trabajar en una empresa familiar no siempre es fácil. ¿Te sientes parte de La Gran Familia, en todos los sentidos?

Respuesta – Por supuesto, tanto en lo que se refiere a la empresa estoy integrada desde el primer día como una más del equipo, y también en cierta forma me siento parte de esta familia. Trabajar en una empresa familiar no demasiado grande, como es esta, hace que en cierto modo también te sientas parte de ella, con sus aspectos positivos (como la confianza mutua) pero también, como en cualquiera de nuestras casas, a los de dentro se nos exige también mucho más. Pero en realidad eso también es bueno para crecer profesionalmente.

P.- Catering La Gran Familia cuenta con una plantilla con personal fijo pero también mucho de paso. ¿Cómo gestionas la relación con todos ellos?

R.- Trabajo en un mundo lleno de hombres, pero me llevo muy bien con todos mis compañeros/as y me siento muy respetada a todos los niveles, incluso protegida en algunas ocasiones, y eso hace que se trabaje mejor y que el equipo esté cohesionado y reme todo el mundo en el mismo sentido.  En un trabajo como este la coordinación es imprescindible para que no haya errores y para cuidar a las personas, por ejemplo con el tema de las intolerancias alimentarias, con el que nuestra empresa es muy cuidadosa.

Por otro lado, a nivel personal, nos llevamos todo muy bien, bromeamos mucho y eso es importante para que haya un buen ambiente de trabajo y todo el mundo trabaje feliz, lo que creo es importante en un trabajo de cara al público y para momentos especiales, como son los eventos que organizamos.

P.- ¿Cómo es tu día a día?, ¿cuáles son tus tareas principales?

R.- Mis tareas principales son facturación, gestión bancaria y todo lo que en general está relacionado con la gestión administrativa de una empresa. Además, también me ocupo de cerrar bodas, asesoría de wedding planner, diseño de pequeñas piezas como minutas o setting planner… En realidad tengo unas labores bastante transversales: desde coordinar con los equipos hasta pedir mantelerías a petición de alguna pareja.

P.- ¿Cómo es la relación con los clientes en una empresa como Catering La Gran Familia?

R.- La relación con los clientes es también muy familiar. Por ejemplo, en el caso de las bodas, el proceso de preparación suele ser bastante largo (entorno al año y medio) y quedamos muchas veces con la pareja para prepararlo todo, con lo cual se establece un vínculo muy cercano, incluso una amistad.

Es un trabajo muy gratificante, porque además también ves la familia crecer: hay gente a la que he ayudado en su boda y también en el bautizo de sus hijos. Igualmente, con las comuniones, es muy bonito luego ver crecer a los niños y niñas que han celebrado ese día tan especial con nosotros.

P.- Hablando de eventos, y sobre todo de bodas: ¿qué es lo que más preocupa a los novios cuando llegan a Catering La Gran Familia?

R.- Lo que más les preocupa es el menú, ya que intentan agradar a todos los invitados: que a todo el mundo le guste, que haya comida y bebida suficiente, que cualquier detalle esté controlado…

Otra cosa que les preocupa muchísimo es la colocación de las mesas: quieren tener a sus seres queridos cerca, pero no es posible que todos estén alrededor de los novios… Nosotros les ayudamos a gestionar el estrés de estos momentos gracias a nuestra experiencia acumulada.

P.- La satisfacción del trabajo bien hecho seguro que compensa todos los nervios de antes de los eventos…

R.- La verdad es que sí. Personalmente, en el caso de las bodas, cuando veo a los novios entrar al buffet, tan guapos y tan emocionados, no puedo resistirme y lloro yo también de la emoción. Como decía, es un vínculo muy especial el que se crea con las parejas, que incluso vienen después a darte un abrazo y darte las gracias. A veces también te piden perdón, porque mucha gente se pone demasiado nerviosa los días antes de la boda y dicen o hacen cosas que no querrían. Pero no importa, sabemos que las situaciones de estrés tienen estas cosas, estamos habituados a gestionarlo.

P.- Catering La Gran Familia está continuamente ampliando horizontes. ¿Cómo te ves tú dentro de unos años?

R.- Me veo como estoy, ¡porque aquí he hecho te todo! Quizás me veo haciendo lo mismo pero mucho más volumen de trabajo y con más compañeros, debido al crecimiento progresivo de la empresa. Esto haría que quizás debiera centrarme más en la gestión administrativa para dejar paso a la especialización del equipo en el resto de áreas. Este mundo de la hostelería, sin embargo, es muy cambiante, y yo estoy dispuesta siempre a crecer en mi trabajo.

 

Consejos para elegir la canción de apertura del baile de tu boda

Cuando te preguntan por uno de los momentazos de una boda, ¿cuál dirías que es? Evidentemente el “si, quiero”, el arroz tras casarse, la llegada de los novios al banquete y (ahí viene) el baile nupcial.

Baile nupcial

Seguro que quien ha pasado por esta experiencia sabe que no es nada simple la elección de una canción para abrir el baile, porque debe mostrar la personalidad de los novios, mostrar sus dotes de baile, emocionar al resto de invitados… y todo ello siendo el centro de todas las atenciones.

Hoy te damos algunos consejos para elegir la mejor canción para este momento, que seguro será recordado en vuestra memoria y la de quienes os acompañen en vuestra boda.

  1. Elige una canción que signifique algo para los novios: nada mejor que bailar al son de una canción que es parte de vuestra historia. La emoción se reflejará en vuestro baile y lo trasladaréis, seguro, a los invitados. Vuestra primera canción, aquella con la que te pidió que os casarais, la banda sonora de uno de vuestros viajes juntos… seguro que tenéis muchas opciones para elegir.
  2. Lo mejor es elegir una canción que no sea ni demasiado lenta ni demasiado movida (sobre todo, en este último caso, si no se es un Fred Astaire). Quizás lo más fácil para seguir el ritmo sea un vals clásico, aunque cuidado porque a veces, al ser tan mecánico, se nos puede atragantar.
  3. Pide ayuda: no, no solo se trata de pedir algunas clases de baile antes de dicho momento, sino de la opción de que amigos, amigas y familiares os acompañen en este momento tan especial preparando una coreografía muy especial, como ya os contábamos hace unos años en este mismo blog. Sin embargo, no debes olvidar que para empezar, debes hacerlo solo en pareja, así que ¡valor y “al toro”!
  4. Piensa en el vestuario: cada vez es más habitual ver parejas que para el baile deciden cambiarse de ropa, para aquello de manejarse mejor con los pasos de baile. Si no lo habías pensado, puede ser una opción más para innovar y poder contar con un segundo vestido de novia o un traje quizás más informal en el caso de ellos. Obviamente, lo ideal es elegir una indumentaria que vaya en línea con el estilo de canción elegido.
  5. Lee la letra antes: puede que te encante la melodía de una canción romántica, pero también puede que sea una canción de desamor. Con lo cual, es importante que antes de elegir vuestra canción, os toméis un tiempo para escucharla a conciencia, incluso si es en otro idioma.
  6. Si la boda es temática, lo ideal será elegir una canción que vaya acorde. Imagínate, por ejemplo, que el cine haya sido importante en tu boda (los nombres de las mesas, los platos, etc.): nada mejor que elegir una banda sonora para iniciar el primer baile.
  7. No te pases con el tiempo: puede que sea un momento muy especial pero debéis tener en cuenta la duración del baile para que no pase de ser algo inolvidable a convertirse en un momento pesado para vuestros invitados. La duración ideal de este momento debe ser unos 3 minutos. Si vuestra canción es más larga de eso, seguro que hay un momento en el que podáis darle fin de una forma bastante elegante, para ello nada mejor que hablar con el DJ.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a elegir el mejor tema para iniciar el baile, pero si a pesar de todo esto no se te ocurre qué canción elegir, te damos algunas ideas:

  • Volaré (Andrea Bocelli)
  • Hasta mi final (Il Divo)
  • Thinking Out Loud (Ed Sheeran)
  • Estar contigo (Alex Ubago)
  • Never say Goodbye (Michael Bolton)
  • Your Song (Elton John)
  • The Grand Waltz (BSO Sonrisas y lágrimas)
  • All of me (John Legend)
  • Olvidé respirar (India Martínez)
  • Barcarolle (BSO de Midnight, de Woody Allen)
  • You’re beautiful (James Blunt)
  • Solamente tú (Pablo Alborán)
  • Make you fell my love (Adele)
  • My Baby Just Cares For Me (Nina Simone)
  • The Way You Look Tonight (Frank Sinatra)
  • Something Stupid like I love you (Frank and Nancy Sinatra)
  • It Must Have Been Love (Roxette)
  • A tu lado (Duncan Dhu) 
  • Love Me Tender (Norah Jones)
  • Come Away with me (Norah Jones)
  • Moonriver (BSO Desayuno con diamantes)
  • Vals de las Mariposas (Danny Daniel)
  • Bendita tu luz (Maná)
  • Bledding Love (Leona Lewis)
  • I will always love you (Withney Houston)
  • My heart will go on (Celine Dion)
  • Without you (Mariah Carey)
  • I don’t want to miss a thing (Aerosmith)

¡A bailar se ha dicho!