Inma Castro, administrativa en Catering La Gran Familia: “me emociono en cada boda que organizamos”

Inmaculada Castro es una de las primeras caras que alguien se encuentra cuando se dirige a Catering La Gran Familia para organizar algún evento. Diplomada eCiencias Empresariales y Licenciada en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Extremadura, esta joven natural de Villafranca de los Barros lleva trabajando en nuestra “gran familia” desde enero de 2015, estando al cargo de las tareas de administración de la empresa así como de otras muchas otras que hoy nos cuenta.

Inma Castro

Pregunta – Inma, trabajar en una empresa familiar no siempre es fácil. ¿Te sientes parte de La Gran Familia, en todos los sentidos?

Respuesta – Por supuesto, tanto en lo que se refiere a la empresa estoy integrada desde el primer día como una más del equipo, y también en cierta forma me siento parte de esta familia. Trabajar en una empresa familiar no demasiado grande, como es esta, hace que en cierto modo también te sientas parte de ella, con sus aspectos positivos (como la confianza mutua) pero también, como en cualquiera de nuestras casas, a los de dentro se nos exige también mucho más. Pero en realidad eso también es bueno para crecer profesionalmente.

P.- Catering La Gran Familia cuenta con una plantilla con personal fijo pero también mucho de paso. ¿Cómo gestionas la relación con todos ellos?

R.- Trabajo en un mundo lleno de hombres, pero me llevo muy bien con todos mis compañeros/as y me siento muy respetada a todos los niveles, incluso protegida en algunas ocasiones, y eso hace que se trabaje mejor y que el equipo esté cohesionado y reme todo el mundo en el mismo sentido.  En un trabajo como este la coordinación es imprescindible para que no haya errores y para cuidar a las personas, por ejemplo con el tema de las intolerancias alimentarias, con el que nuestra empresa es muy cuidadosa.

Por otro lado, a nivel personal, nos llevamos todo muy bien, bromeamos mucho y eso es importante para que haya un buen ambiente de trabajo y todo el mundo trabaje feliz, lo que creo es importante en un trabajo de cara al público y para momentos especiales, como son los eventos que organizamos.

P.- ¿Cómo es tu día a día?, ¿cuáles son tus tareas principales?

R.- Mis tareas principales son facturación, gestión bancaria y todo lo que en general está relacionado con la gestión administrativa de una empresa. Además, también me ocupo de cerrar bodas, asesoría de wedding planner, diseño de pequeñas piezas como minutas o setting planner… En realidad tengo unas labores bastante transversales: desde coordinar con los equipos hasta pedir mantelerías a petición de alguna pareja.

P.- ¿Cómo es la relación con los clientes en una empresa como Catering La Gran Familia?

R.- La relación con los clientes es también muy familiar. Por ejemplo, en el caso de las bodas, el proceso de preparación suele ser bastante largo (entorno al año y medio) y quedamos muchas veces con la pareja para prepararlo todo, con lo cual se establece un vínculo muy cercano, incluso una amistad.

Es un trabajo muy gratificante, porque además también ves la familia crecer: hay gente a la que he ayudado en su boda y también en el bautizo de sus hijos. Igualmente, con las comuniones, es muy bonito luego ver crecer a los niños y niñas que han celebrado ese día tan especial con nosotros.

P.- Hablando de eventos, y sobre todo de bodas: ¿qué es lo que más preocupa a los novios cuando llegan a Catering La Gran Familia?

R.- Lo que más les preocupa es el menú, ya que intentan agradar a todos los invitados: que a todo el mundo le guste, que haya comida y bebida suficiente, que cualquier detalle esté controlado…

Otra cosa que les preocupa muchísimo es la colocación de las mesas: quieren tener a sus seres queridos cerca, pero no es posible que todos estén alrededor de los novios… Nosotros les ayudamos a gestionar el estrés de estos momentos gracias a nuestra experiencia acumulada.

P.- La satisfacción del trabajo bien hecho seguro que compensa todos los nervios de antes de los eventos…

R.- La verdad es que sí. Personalmente, en el caso de las bodas, cuando veo a los novios entrar al buffet, tan guapos y tan emocionados, no puedo resistirme y lloro yo también de la emoción. Como decía, es un vínculo muy especial el que se crea con las parejas, que incluso vienen después a darte un abrazo y darte las gracias. A veces también te piden perdón, porque mucha gente se pone demasiado nerviosa los días antes de la boda y dicen o hacen cosas que no querrían. Pero no importa, sabemos que las situaciones de estrés tienen estas cosas, estamos habituados a gestionarlo.

P.- Catering La Gran Familia está continuamente ampliando horizontes. ¿Cómo te ves tú dentro de unos años?

R.- Me veo como estoy, ¡porque aquí he hecho te todo! Quizás me veo haciendo lo mismo pero mucho más volumen de trabajo y con más compañeros, debido al crecimiento progresivo de la empresa. Esto haría que quizás debiera centrarme más en la gestión administrativa para dejar paso a la especialización del equipo en el resto de áreas. Este mundo de la hostelería, sin embargo, es muy cambiante, y yo estoy dispuesta siempre a crecer en mi trabajo.

 

Anuncios