¿Qué es un candy bar y cómo montarlo?

En los últimos años, ha comenzado a ser tendencia la instalación de mesas de dulces y chucherías en los eventos. Así, ya es casi imposible ir a una boda, una comunión e incluso un bautizo, en el que no haya una mesa decorada en la que encontrar multitud de golosinas y otros dulces para chuparse los dedos.

En terminología inglesa, esas mesas se denominan “candy bar”. Se trata de un concepto nacido en Pensilvania (Estados Unidos) en los años 50 del siglo XX, en reuniones familiares o de amigos en las que se preparaban unas mesas de dulces que engalanaban para la ocasión, mostrando así su afecto hacia sus invitados.

Hoy en día, llenamos los candy bar de chucherías, gominolas y en algunas ocasiones dulces como macarones, cup cakes, tartas, chocolates y brochetas de frutas (en algunos sitios diferencian incluso entre el candy bar, ligada únicamente a chucherías, y las dessert table (mesa de postres), para bufés de repostería y otros postres). Para que un candy bar sea exitoso, te damos a continuación algunos consejos:

contratar un servicio profesional de montaje de candy bar: para aquellos que no cuenten con tiempo o creatividad suficiente para ello, podemos encontrar magníficos profesionales que conforme a tus preferencias, pueden montar candy bar espectaculares. En Catering La Gran Familia también montamos mesas de este tipo para los grandes eventos que realizamos, pero si quieres algo más especializados, contamos también con una cartera de colaboradores para aconsejarte.

utiliza recipientes grandes y vistosos para meter ahí las chucherías, así como bandejas y expositores en redondo para por ejemplo, las cup cakes. Los recipientes de cristal son ideales para las chucherías: puedes utilizar incluso tarros de cristal que tengas en casa, decorándolos con puntillas, lazos o cuerdas rústicas, según el estilo que le quieras dar a tu mesa (elegante, rústico, vintage, divertido, infantil…). Para ahorrar costes, puedes elegir los mayores recipientes para aquellas chucherías más baratas, dejando las más caras en recipientes un poco más pequeño. ¡Es solo un consejo!

– en cuanto a la forma de la mesa, normalmente acostumbramos a ver mesas largas para candy bar, aunque siempre puede hacerse con mesas redondas. Eso sí, tendrás que colocar todo mucho más estudiado para que el acceso a las chucherías sea fácil y cómodo.

– pensando también en la comodidad de tus invitados, es bueno que coloques palas, pinzas y bolsitas personalizadas de papel (o cajitas de cartón) para que los invitados puedan ir degustando su selección cuando ellos quieran, sin tener que estar yendo continuamente a la mesa, y además para poder llevarse a casa una vez finalizado el evento.

– tener en cuenta la época del año en que tiene lugar el evento: si es en primavera/verano, sería bueno incluir brochetas de fruta y bebidas refrescantes. Recuerda que en La Gran Familia tenemos dispensadores de limonada y otros jugos cítricos para esos días de más calor. Si hace frío, podemos asegurar la presencia de chocolates en el candy bar, incluso podemos servir chocolates a la taza.

infórmate sobre tus invitados, para saber si hay alguien celíaco, diabético o con alguna alergia y colocar algunas golosinas o dulces adecuados para ellos. Acuérdate de que los pequeños detalles (también con las personas), son los que marcan la diferencia.

intenta reflejar tus gustos, los de tu hijo o los de la celebración, en el candy bar. A través de colores o pequeños detalles ornamentales, que nunca deben faltar como atrezzo en tu mesa, esta puede decir mucho de ti o de vuestra historia. Otra forma de personalizar la mesa es por ejemplo realizando galletas con vuestras iniciales, o con bigotes, antifaces o labios, para también utilizar en el photocall que seguro que no has olvidado montar en tu evento.

– para medir las cantidades, podría ofrecerse unos 150 gramos de chucherías por persona. Otra forma de calcularlo es a través de los recipientes. Si tomamos como base un tamaño estándar para los recipientes, si tenemos entre 5 y 50 personas, podremos utilizar unos cinco recipientes; serán 10 para eventos con entre 50 y 100 personas, 15 recipientes desde 100 a 150 personas, 18 hasta 200 y a partir de 200 personas, unos 20 recipientes llenos de dulces para chuparse los dedos!

– la mantelería sobre la que vas a instalar la mesa es también muy importante: intenta elegir una que vaya con el estilo que has elegido para los recipientes.

Y si tienes cualquier duda, por favor ven a vernos y te aconsejamos sobre estos y otros detalles imprescindibles en cualquier evento para recordar.

Anuncios