Daniel y Mónica, una boda muy vintage

El vintage está de moda, de eso no hay duda. Se trata de la corriente en la que lo tradicional vuelve a estar de moda, tanto en la ropa como en la decoración. Y esta tendencia ha llegado también a las bodas. Muestra de ello fue la boda de Daniel y Mónica, una pareja de Santa Marta de los Barros y Villanueva de la Serena, que quiso celebrar su boda, de principio a fin, en nuestro Complejo de Celebraciones de Villafranca de los Barros, uno de los lugares de referencia en la provincia de Badajoz para celebrar una boda con todas las garantías y con la máxima calidad.

Mónica y Daniel celebraron su boda civil en nuestros jardines, concretamente en la primera parte, sobre el mullido y cuidado césped que mantenemos en nuestro complejo. Dos puertas antiguas conformando un arco de entrada daban la bienvenida a los invitados a la ceremonia. Dos grandes centros de flores abrían paso a un pequeño jardín con pétalos en el suelo y grandes cestos de flor silvestre a ambos lados del pasillo donde se sentarían los invitados a la boda de la pareja. La mesa para el maestro de ceremonias estaba flanqueada así mismo por otro arco, esta vez realizado con palets y entre ambos, tul y encajes. De nuevo, un gran centro de flores adornaba la mesa, junto a la cual estaban a un lado los novios y al otro, el atril donde los invervinientes leyeron sus textos en una emotiva ceremonia.

Tras la ceremonia, es el tiempo de cumplir con una de las tradiciones más típicas de nuestra cultura: tirar arroz a los novios. Estos, muy precavidos, pedían delicadeza en el lanzamiento 😉

El cóctel tuvo lugar en la parte semicubierta de nuestro patio. Bajo el porche de madera instalamos tanto mesas con mantelería como otras más informales en madera. Pero también los invitados podían sentarse en los cómodos sofás de la zona chill out o bien acudir a por un plato de jamón ibérico al pequeño puesto con cortador, a probar sus quesos favoritos en la gran mesa degustación de quesos o a pedir un mojito o elegir su cerveza bien fría de nuestro carrito de selección cervecera.

Otra opción era hacerse fotos junto a la cuidada decoración vintage, en la que destacaban las bicicletas antiguas adornadas con las omnipresentes flores, consultar el lugar en el que va su sitio en el salón de banquetes o escribir un deseo para la pareja y meterlo en la maleta de los deseos, un entrañable recuerdo que Daniel y Mónica guardarán para el resto de sus vidas.

En el interior del salón, los novios eligieron una mantelería malva para colocar a su invitados en mesas tanto alargadas como redondas y nombradas como diferentes planetas del sistema solar. El color de la mantelería hacía juego con los adornos florales dispuestos a lo largo de los espacios exteriores y también con los pequeños jarrones de flores lilas y blancas sobre las mesas. Para dar un toque de color los novios quisieron incluir el naranja de los vasos de la cristalería elegida.

Sin duda fue una boda llena de detalles que no pasan indiferentes ni para sus invitados ni para futuras parejas que quieran darse el sí quiero en nuestras instalaciones. Si te animas a ello, ven a visitarnos y pídenos presupuesto. En Catering La Gran Familia nos adaptamos a tus deseos, tus necesidades y posibilidades, y nos trasladamos a donde quieras celebrar tu enlace con todas las garantías de calidad y seguridad.

Como solemos acabar estas crónicas, damos las gracias a Daniel y Mónica por haber elegido Catering La Gran Familia para realizar su boda. Vivan los novios, una vez más.

Anuncios