Bodas en noches de verano

Las noches de verano, especialmente las de estas últimas semanas en las que el calor ha sido protagonista, son ideales para celebrar bodas al aire libre. Si a ello le añadimos un entorno cerca de la Sierra de Aracena como es la Finca Aguasanta, el resultado es éxito asegurado. Ver atardecer con ese paisaje no tiene precio.

Javier y Lourdes se acercaron a Catering La Gran Familia, donde les hablamos de esta finca, que gestionamos en exclusiva, y de la que ya os hemos hablado en anteriores ocasiones.

En este caso, organizamos el banquete nupcial en la plaza de toros de la finca, sin lugar a dudas un lugar con encanto. De este modo, los invitados se sentaron en mesas redondas vestidas con mantelería blanca y sobremantel individual rústico, con un ligero toque de color en azul (en los vasos) y una vela dentro de un bote en cada mesa. La plaza iba iluminada con bombillas dispuestas en forma radial.

Los detalles rústicos como vasijas tradicionales y damajuanas y puertas antiguas sobre las que iba colocada la ubicación de los invitados en las mesas, se alternaban con otros detalles típico de las bodas, como el libro de firmas, la mesa de chucherías o el photocall para realizarse fotos, sobre todo en la última parte de la noche.

Para ambientar la barra libre instalamos en la parte superior a la plaza de toros, sobre una gran explanada, una barra y una zona chill out con cómodos sofás y un palenque ibicenco. Las luces de colores tanto en la barra como en luces de pie junto a los sofás daban un aire especial a la zona de baile, sin duda uno de los momentos más animados de la noche.

Lourdes y Javier, os deseamos una vez más toda la felicidad del mundo y al mismo tiempo os agradecemos vuestra confianza en nuestra empresa.

Anuncios