Abel y Ana: una boda rústica como en casa

A principios de este mes que pronto acaba tuvimos una boda muy especial: la de Ana y Abel, una pareja que quería hacer de su boda un momento único y especial. Tenían claro que querían que su boda se celebrara en un ambiente conocido para ambos, para sentirse como en casa en un día en el que los nervios suelen ser protagonistas.

Así, decidieron que una casa de campo familiar podía ser el lugar ideal para celebrar el banquete nupcial. Abel y Ana se pusieron en contacto con Catering La Gran Familia para contarnos su deseo y sabiendo que nuestra empresa tiene una acreditada experiencia en cuanto a catering externo se refiere.

De esta forma, celebraron su boda en un cortijo familiar situado en Villanueva de la Serena, en plena comarca de Vegas Altas. Debido al tamaño de la finca, fue relativamente fácil instalar las mesas y elegir los diferentes espacios en los que se iban a desarrollar los diferentes momentos de la celebración.

La zona ajardinada de la finca fue aprovechada como lugar de recepción a invitados, celebrándose en este espacio el cóctel. Para ello instalamos varias mesas en las que servíamos diferentes bebidas (vinos fríos, mojitos, etc.), además de una pequeña tienda donde un cortador de jamón sacaba platos en el momento. Además, instalamos grandes mesas tanto altas como bajas, con mantelería blanca, para facilitar comer los diversos aperitivos e incluso poder sentarse durante el rato que dure esta parte de la celebración. El jardín además estaba engalanado con grandes corazones y otros detalles rústicos, como las balas de paja, escaleras y estrellas decorativas.

El banquete nupcial, por su parte, fue celebrado alrededor de la fantástica piscina de la finca. Instalamos mesas tanto redondas como alargadas, según nos permitía el espacio. Las mesas, también vestidas con mantelería completamente blanca, destacaban sobre el verde del césped, impecable para la ocasión, y a juego con las sillas Tiffany. Además, para dar un ambiente especial a la noche se instalaron varios focos de color junto a los muros de piedra del cortijo.

La palabra “love” (amor, en inglés) presidía no sólo la zona del banquete sino toda la jornada, en la que Abel y Ana se dieron el “si quiero” en un entorno muy familiar.

Desde aquí volvemos a felicitar a esta pareja y agradecerles que confiaran en Catering La Gran Familia para llevar a cabo un evento tan especial como el día de su boda.

Anuncios